viernes, enero 19, 2007

"Ya no quiero hablar de insectos"



Siempre he creído que las cucarachas son cocainómanas. Andan alteradas como si buscasen siempre un baño, y a la vez son duras, crujen, son veloces, le escapan a la luz y si supiéramos oír lo que dicen, veríamos que hablan todo el tiempo sobre la cocaína, sobre cuánto cuesta el gramo y dónde conseguirlo. Las moscas en cambio fuman hierba: vuelan a la deriva, el calor las atonta, están siempre buscando algo dulce, follan en el aire sin importarle que haya niños y cuando las atrapas en un puño y las mareas y después las miras, ellas te miran a los ojos y es como si dijeran: bah, sí, qué me importa, de todos modos tenía pensado morir estar tarde. Las arañas se chutan, pero ya no quiero hablar de insectos.Yo y mi garrote, blog de Xavi L.

Los posts de Xavi L. se han convertido en una adicción diaria desde que llegué a Gonaïves. Hace ya unos meses que el doctorcito V. le deja hacer un blog como parte de su terapia y yo me he enganchado sin remedio a sus crónicas desde el Hospital Nacional de los Estados Mentales. Xavi, cuando te dejen salir, te invito a que vengas a Gonaïves para que, si te apetece, puedas seguir clasificando animales.

Aquí, por las mañanas los primeros en visitar la casa son cinco gatos pedigüeños, tres pardos y dos albinos, que nos hacen la burla y sólo callan cuando les damos el desayuno, al que se apunta también sin falta la Paloma Juana. Nuestro gallo aún no tiene nombre y tampoco las dos gallinas y el pavo que le siguen a todos lados. Te sorprenderían los gallos haitianos porque si ya es estúpido cantar siempre a la misma hora, imagínate un país en el que estos bichos no cierran el pico nunca y su molesto quiquiriquí se escucha a cualquier hora del día o de la noche. Por la tarde vienen Clochard y compañía: tres hembras y dos cachorros que tiene miedo hasta de su propia sombra. Las chicas no tienen desperdicio: una es lerda perdida y aún no he conseguido que se siente a la orden de “sit”, otra es más fea que pegarle a un padre y la tercera está como un cencerro, no para de estornudar, es hiperactiva, cojea y tiene un extraño tic en el ojo parecido al de los psicópatas de las películas de acción. La banda de cucarachas, arañas, hormigas, grillos y mosquitos han anunciado una tregua tras prometerles que por el momento no habrá más victimas de mi chancleta. Ahora que tienen una vida más relajada, las arañas del cuarto de baño se divierten dejando en suspensión al más puro estilo matrix mi seda dental y el sindicato de hormigas me tiene los suelos como una patena.

2 comentarios:

Natacha Pop dijo...

Impresionante lo de tu seda dental, jajaja, esta bueno el blog de Xavi L. raro pero entretenido.
Me gustó tu conjunto de animales que le da ese "je ne sais quoi" a Gonaives. Ya no hay cormier pero tienes una fauna que acompaña las tardes de domingo.

Feliz Año Baturrico!!!

bor dijo...

Este y el post de Amanece, que no es poco los mejores Javi.

Ya que tú no me haces publicidad en el Blog me la hago yo ;)
www.gatetes.com

Ciao!